Los días en los que los anunciantes compraban anuncios digitales sin saber si iban a ser vistos o no, están llegando a su fin. Esto es lo que sostiene Robert Cof, colaborador de la edición norteamericana de Forbes en una reciente nota publicada en el sitio de la revista.

La industria de la publicidad digital está adoptando nuevas métricas especialmente diseñadas para ayudar a que las compañías adquirieran exclusivamente aquellas ubicaciones de anuncios que son “visibles” en los navegadores de Internet. Este cambio, sin duda, aumenta la confianza de las marcas a la hora de ejecutar sus inversiones online.

Históricamente el costo de los anuncios, dependía de cuan visitada era la página en la que estaba publicado. El problema es que muchas veces los banners estaban posicionados en sitios que la gente nunca ve y eso representaba dinero perdido para los anunciantes. Por ejemplo, está probado que los anuncios ubicados en la parte inferior de las páginas se ven con menos frecuencia que los que están en la parte superior, ya que los usuarios rara vez se desplazan hasta allí.

De acuerdo con un estudio realizado por comScore, el 54% de los anuncios digitales publicados entre mayo de 2012 y febrero de 2013 no fueron vistos por nadie.

Aunque esta métrica no ha sido presentada oficialmente por los organismos correspondientes, algunos medios ya venden espacio publicitario en base a su “viewability”. Google, por ejemplo, comenzó en diciembre a promover que los anunciantes podían compran