El legado de Oreo fue difícil de superar. Lo que ocurre es que el Super Bowl este año no tuvo un gran momento como se vio en 2013 con la acción realizada en tiempo real por la conocida marca de galletitas. Sin embargo, el evento deportivo que congrega a millones de fanáticos del fútbol americano despierta un nuevo horizonte para la relación entre las marcas y los clientes mediante Twitter. Conocé todo sobre los minutos más codiciados.

Oreo marcó un éxito innegable: en medio de un apagón durante el evento deportivo más conocido en Estados Unidos, instó a sus clientes a mojar una galletita en medio de la oscuridad. El caso se volvió un ejemplo de marketing en tiempo real que intentó ser ejemplificado por numerosas marcas. Sin embargo, faltó esa experiencia inspiradora como ocurrió en 2013.

El valor del Super Bowl debe ser puesto en contexto: el año pasado fue visto por al menos 108,7 millones de personas y otras 5,3 millones tuitearon durante el juego. En el 2014, durante el “fuera del campo” las marcas pelearon la atención de los usuarios, aunque sin una eventualidad tal como fue el apagón que acaparó comentarios en las redes sociales. En algunos casos se vio a las marcas más ocupadas por la “pelea” de tuits minuto a minuto que por una acción novedosa.

Quizás la acción más destacada sea la que protagonizó la marca JCPenney. Desde el perfil con más de 291 mil seguidores, publicó la inentendible frase: “Who kkmew theis was ghiong tob e a baweball ghamle. #lowsscorinh 5_0”. Para los usuarios el administrador del perfil oficial había “tomado demasiada cerveza”.

Otras marcas como