La nueva tendencia de reconocimiento facial para realizar publicidades y acciones de marketing es tan fascinante como creciente es la preocupación de los consumidores en torno a la privacidad de sus datos. Mientras la tecnología avanza, las regulaciones de protección de datos personales también comienza a sofisticarse incluso en este nuevo campo. En este post, todas las claves del tema.

Siempre es bueno sostener las afirmaciones con casos pioneros. La cadena multinacional Tesco desplegó la tecnología de reconocimiento facial para así poder ofrecer publicidad dirigida a los clientes en Australia y Reino Unido. El tema planteó preguntas sobre cómo, en este caso un retailer, puede utilizar métodos basados en datos y a su vez cumplir leyes de privacidad.

El ‘gigante de los superme