Cuando se contrata un influencer para representar una marca, hay que tener cuidad