amdia-blog-kimUmair Haque es director del Havas Media Labs y en una reciente columna de opinión muy recomendable publicada en Harvard Business Review, sostiene que hoy asistimos a una dolorosa verdad: la atención en sí misma no tiene el valor que le otorgan muchos marketineros.

La atención, dice Haque, “es una cosa caprichosa y demasiado fugaz como para construir sobre ella un modelo de negocio, mucho menos un negocio, por no hablar de una institución”. Atención sin relacionamiento es como flujo de ingresos sin ganancias, o sea, una mala inversión.

Para el experto, la verdadera cuestión -la que realmente cuenta- no es ¿qué tan leales podemos obligar a ser a nuestros clientes?, sino más bien ¿cómo podemos ser fieles a nuestros clientes? ¿Realmente nos preocupamos por ellos? No sólo como consumidores objetivos o fans, sino como seres humanos.

Si queremos que nuestra marca sea relevante para las personas, tenemos que hacer algo más que meramente ganarnos su voluble, fugaz y frenética atención. “Tu marca debería ayudarlos a mejorar sus vidas. Y cuando eso ocurra, tal vez, sólo tal vez, te recompensarán”.

Para Umair Haque estos son los 4 errores principales de muchas estrategias digitales:

Excitan, no educan: Es más fácil ganar clics con una imagen de Kim Kardashian, que ayudar a las personas a desarrollar capacidades y habilidades para vivir una vida mejor.

Fabrican zombies: Cuando lo único que hacés es llamar la atención de la gente, sin intentar ganarte su respeto o confianza, pueden volverse en tu contra a la primera de cambio.

Infectan, no conectan: El santo grial de las estrategias de marketing digital es la viralidad, aunque el objetivo debería ser la conexión. Una de ellas es superficial y fugaz; la otra es profunda y duradera.

Comunican, no elevan: Las nue