Hace no mucho tiempo, la web cambió nuestra manera de acceder a la información, de comunicarnos, de hacer negocios, de hacer marketing y  publicidad. Hoy en día la revolución móvil llega también para quedarse y promete transformar rotundamente a los negocios durante la próxima década, no tanto por su capacidad de generar ingresos directos sino porque va a provocar una transformación radical en la manera de acceder a los clientes.

Por sus características únicas, este nuevo canal cuenta con el potencial de captar a los clientes en su contexto inmediato y en sus momentos de necesidad. Sin embargo, la utilización de esta tecnología, requiere no sólo de una nueva manera de interactuar con los consumidores, sino también importantes cambios culturales y de una gran inversión en infraestructura, personal y capacitación.

La web extendió la mayoría de los modelos de negocio pero creó sólo un pequeño número de nuevas compañías verdaderamente exitosas. Es posible pensar que el canal móvil seguirá el mismo camino: ampliación, en lugar de reemplazo, será la norma para la mayoría de las empresas.

El móvil tiene un mayor potencial que la Web

En este panorama, aquellas marcas que sean capaces de adaptarse a las nuevas reglas del juego y puedan captar las preferencias de los consumidores en tiempo real a través de los dispositivos móviles serán capaces de superar a la competencia y en este sentido obtendrán grandes beneficios.

Los expertos prevén que esta transformación se dará de manera más rápida que la revolución web. Los móviles tienen la singularidad de ser un puente entre el mundo físico y el digital. Con su incorporación se acelera drásticamente el tiempo de lanzamiento al mercado y el crecimiento del mismo. En este aspecto hay una serie de factores clave a tener en cuenta acerca de esta tendencia:

– Crecimiento de la adopción de los dispositivos móviles. No se trata sólo de que la tasa general de adopción de dispositivos móviles se aceleran