Hace no mucho tiempo, la web cambió nuestra manera de acceder a la información, de comunicarnos, de hacer negocios, de hacer marketing y  publicidad. Hoy en día la revolución móvil llega también para quedarse y promete transformar rotundamente a los negocios durante la próxima década, no tanto por su capacidad de generar ingresos directos sino porque va a provocar una transformación radical en la manera de acceder a los clientes.