Hay quienes dicen que la ‘publicidad nativa’, con la que hoy los auspiciantes buscan atraer a los usuarios de la web, representa una práctica ya tradicional. Otros se ocupan enérgicamente de distinguirlo del content marketing. Más allá de la semántica del término, es oportuno conocer de qué se trata el native advertising y el por qué de su efectividad. Recientemente, la popular revista Vanity Fair implementó la novedad. ¿Querés saber qué hizo la tradicional publicación y todas las claves del tema? No te despegues de este artículo.

En general, la práctica del native advertising se compara con los llamados “publireportajes”, una estrategia que le permite a las marcas capitalizar el prestigio de un medio o un sitio montándose en su dispositivo discursivo. Sin embargo, esa comparación no es del todo fidedigna. La publicidad nativa busca mostrar un aviso publicitario que incluye múltiples formatos como videos, imágenes, artículos, música, entre otros. El usuario tiene claro que está viendo una publicidad. Y su buen uso puede lograr un mayor compromiso con la marca.

La tendencia de publicidad nativa responde al esfuerzo de los anunciantes para no caer en los tradicionales banners y una marcada