Cada vez más los marketineros concuerdan en que una campaña para destacarse necesita algo esencial: honestidad. Sobre esta premisa nació hace ya algún tiempo la idea del marketing responsable. Muchos pueden creer que se trata de un concepto ambiguo, pero la realidad es que más y más empresas buscan redefinir sus estrategias en esta dirección.

Los nuevos consumidores del siglo XXI están muy bien informados sobre las opciones de productos que existen en el mercado y se muestran reacios a consumir los que han sido desaconsejados en la web y en las redes sociales. Frente a esta situación, las compañías se plantean un nuevo modo de llegar a sus potenciales clientes, con campanãs donde prima la sinceridad como valor fundamental.

Parte del nuevo marketing responsable es cuidar al medio ambiente. Los ciudadanos de hoy en día cada vez son más conscientes de que el mundo corre serios riesgos ecológicos y buscan productos y servicios sustentables.

Una marca que trabaja sobre la sustentabilidad y el consumo responsable es Patagonia. El ejemplo más extremo es la campaña que llevó a cabo recientemente. Un afiche con la fotografía de una prenda de la marca y una frase que decía: “no compre este producto”. El objetivo de la campaña era crear conciencia sobre el derroche en compras que se da en los llamados “viernes negros”, en los Estados Unidos.

Todos los aspectos d