Para los investigadores el uso de números concretos disminuye el proceso evaluativo aunque todavía se desconoce su razón de por qué se perciben así.

Según los datos publicados por un estudio, al parecer nuestras mentes están preparadas para elegir los números redondo