contenidosAlgunos piensan que la tendencia a través de las cuales las marcas se convertían en editoras de contenidos alcanzó su punto máximo. De acuerdo con Marla Schimke, vicepresidente de Marketing de la firma Zumobi, en esta columna de AdWeek, lejos de estar desapareciendo, este fenómeno, esta recién empezando.

Hace apenas cinco años, Red Bull era tan sólo una bebida energética, no una compañía global de medios. El restaurant de comida mexicana Chipotle, se dedicaba a preparar tacos y burritos, no a ganar premios por sus cortos audiovisuales. Por su parte, las redes sociales transitaban su primera infancia y el marketing de contenidos se dedicaba a imprimir folletos que acumulaban polvo en los estantes.

Sin embargo, media década después, la comercialización de contenidos abarca una enorme variedad de plataformas de medios sociales, herramientas y personas influyentes. Como parte de este cambio radical, las marcas se encuentran cada vez más orientadas a generar información teniendo en cuenta al auge de las pantallas móviles.

Desde los albores de la era digital, hace ya tres décadas, las marcas reconocen que su éxito comercial depende de su capacidad para construir relaciones con los consumidores. Ahí es donde aparece el contenido, como una manera de atraer a los posibles clientes. En la actualidad, gracias al marketing móvil, es posible involucrar al consumidor personalmente en tiempo real a partir de un objetivo y un contexto pertinente.

Más allá del potencial de este nuevo canal, Schimke sostiene que si no se toma en cuenta la complejidad de los móviles, no se logra comprometer a los consumidores. Los modelos de marketing de contenidos exitosos deben integrar y elevar la experiencia del consumidor, es decir, las marcas deben ofrecer algo atractivo para conseguir algo valioso a cambio.

No es ninguna novedad que las personas cada vez pasan más tiempo frente a sus celulares. En este escenario, el verdadero desafío para las marcas es ofrecer contenidos que aumenten la fidelización de un público permanentemente conectado. Un ejemplo es el caso de Ford, que se asoci