El cliente es cada vez más celoso de su privacidad y aquellas marcas que tratan con desidia y poco decoro sus datos personales son castigadas invariablemente con su indiferencia (y no vuelven, por consiguiente, a ver el p