Los gigantes de Internet no lo gritan por la calle, pero utilizan con frecuencia los datos personales de sus usuarios para múltiples propósitos. Existen incluso casos de malas prácticas donde se ha llegado a vender a terceros este tipo de información relacionada con la actividad digital de los consumidores. La novedad ahora es que los propios usuarios son quienes realizan la venta de sus datos a las organizaciones. Te contamos lo que tenés que saber sobre esta nueva tendencia.  

La empresa Handshake creó una plataforma en donde los usuarios pueden vender sin intermediarios sus datos personales a las empresas. La idea básica es decidir a quién venderle y a quien no. “Lo que anteriormente ha sido robado, hoy puede ser objeto de comercio”, señala en un reciente artículo Duncan Blanca, el co-fundador de la plataforma.

En un reciente artículo de TechCrunch, se asegura que la plataforma basa sus costos en precios similares a los que manejan las agencias de investigación de mercado. El rango admite “variables como nivel de ingresos, ocupación, frecuencia de uso y características de comportamiento”. Las recompensas pueden no ser monetarias. Con lo cual, las marcas ofrecen descuentos o incluso intercambio de datos. Más allá del debate que pueda suscitar el uso de esta herramienta, este ejemplo abre un paréntes