En la medida en que las plataformas de social media acentúan su vocación por convertise en servicios basados en localización, el mantra de los agentes inmobiliarios es más urgente en la conciencia de los marketineros: ubicación, ubicación, ubicación!

Primero fueron servicios específicos como Foursquare, después los grandes como Facebook, Google y Twitter lanzaron sus respectivos “Places”. Hoy todos están focalizados en lo local, y con ello creció la certeza de que los medios digitales se convirtieron en una de las principales fuentes de información para los negocios de la calle, los retailers, los restaurantes, las farmacias, incluso los bancos.

A ello se suma la vertiginosa penetración de los smartphones y el crecimiento de las estrategias orientadas a generar viralidad en los medios sociales. La pelea que se daba palmo a palmo en cada cuadra de una ciudad, se trasladó al entorno digital.

Los comerciantes parecen entender que el marketing de búsqueda es cada vez más importante para su negocio, porque es local y es social. Pero no terminan de ver qué también es móvil; que de forma más o menos indirecta, toda estrategia de local search marketing se traduce en una estrategia de marketing móvil.

Los resultados de lo que la gente busca en su móvil van a estar impulsados por Google Places, mucho más que por la versión Web tradicional. No es novedad que la adopción de Internet móvil crece ocho o nueve veces más rápido que lo que crecía la Web de escritorio hace diez años.

Morgan Stanley pronostica que en 2013 los móviles van a tener más accesos a la Web que las PCs. En Estados Unidos, donde el fenómeno del marketing local está ya bastante maduro, la inversión en publicidad on-line tradicional se espera que crezca un 15% en 2011, mientras que el crecimiento para la publicidad local podría ser de hasta un 20%.

La gente usa las recomendaciones de sus amigos de confianza en las re