selfieLa mayoría de los usuarios de redes sociales como Instagram, Flickr o Pinterest saben que cualquiera puede ver las fotos que suban siempre y cuando estén compartidas públicamente.

Pero, es muy posible que se sorprendan al enterarse que algunas empresas de marketing digital buscan, almacenan y reutilizan esas imágenes para poder darle a los anunciantes de las grandes marcas un insight útil.  

De acuerdo con un artículo de The Wall Street Journal, compañías, como Ditto Labs, utilizan un software que escanea las fotos (por ejemplo, la imagen de alguien que está sosteniendo una lata de Coca-Cola), para identificar logos, expresiones de las personas en la imagen y el contexto de la escena. Los datos recabados, les permiten a los marketineros enviar anuncios dirigidos a su público objetivo o realizar estudios de mercado.

Otras empresas como Piqora, almacenan las imágenes en sus servidores para luego mostrarles a los marketineros las tendencias del momento. Los esfuerzos de las startups aumentan mientras que las preocupaciones sobre cómo las redes sociales transmiten esta información recopilada también aumentan día a día. Sobre todo cuando vemos datos de Instagram, en los que se demuestra que ya se compartieron 20.000 millones de fotos a través de la red social y se están sumando alrededor de 60 millones diariamente.   

Los marketineros acceden a fotos compartidas públicamente en servicios como Instagram o Pinterest a través de un API y a su vez, las redes sociales esperan que las marcas eventualmente inviertan dinero para hacer publicidad en sus sitios. Pero, los defensores de la privacidad sostienen que estos sitios no comunican claramente a los usuarios que sus imágenes pueden ser utilizadas para otros fines.

Joni Lupovitz, vp de children’s privacy advocacy group Common Sense Media, ex