Una reciente investigación de la Direct Marketing Association (DMA) indica que la tasa de efectividad de una campaña realizada a través de correo directo es de 4,4%, mientras que si es realizada por e-mail marketing  se obtiene un 0,12% de respuesta.

Más allá de todo lo que pueda decirse, lo realmente interesante es la constatación de que herramientas de contacto clásicas como el correo o el telemarketing tienen plena vigencia en un mundo que es cada vez más digital. Alguien diría: ¡más que nunca!<