La web 4.0 llegó. Sabemos que se basa en la inteligencia artificial y que apunta a mejorar la experiencia de los usuarios. Ahora bien, ¿tenemos en claro en qué nos beneficia? Cualquiera de nosotros conoce que navegar en internet tiene ventajas y desventajas: cuando hacemos una compra online, por ejemplo, tenemos que llenar formularios para avanzar en el proceso de la compra. Entonces, ¿de qué forma los sitios web pueden ajustarse a nuestras necesidades como usuarios?