Recientemente un grupo de compañías de Estados Unidos acordó brindar mayores posibilidades a los usuarios que quieran darse de baja de los servicios que realizan “seguimiento” en tiendas y otros comercios. Según detalla un interesante artículo de AdWeek, “una docena de compañías han estado desarrollando la tecnología de geolocalización, que permite trackear el movimiento del consumidor dentro de un local”. No es la única incursión que realizan las marcas en el ámbito de la geolocalización con el boom de la telefonía móvil. ¿Saber dónde estamos parados nos sirve para hacer mejor marketing? Te lo contamos.

Tendientes a proteger la privacidad de los usuarios: las empresas Euclides, Inside, Mexia Interactive, Solomo, Redes Radio, Brickstream y Turnstile Solutions desarrollaron recientemente un “código de conducta” que aborda la cuestión de la privacidad en el “trackeo” de las actividades que realizan los consumidores en las tiendas.

La principal característica de este código es que las empresas deben “enterar” a los clientes que están utilizando técnicas de “seguimiento”, por ejemplo, con un cartel visible. El fin es obtener información personal, pero no a cualquier costo: las empresas deben tener consentimiento de aceptación por parte de los usuarios para realizar este tipo de prácticas. Una buena práctica es que el cliente tenga la garantía de que la información no será usada para fines laborales, servicios de salud, seguro, etc.

“Se trata de una iniciativa que es un paso importante para avanzar en la seguridad de los consumidores”, señaló el senador estadounidense Chuck Schumer, uno de los principales impulsores de la iniciativa. “Este acuerdo demuestra que las empresas de tecnología, minoristas y los defensores de los consumidores pueden trabajar juntos en beneficio de los consumidores”.

El debate es rico y no se acaba allí. Como el marketing mismo, las redes sociales atravesaron