Vamos a ver las diferencias con los envíos masivos o de alcance. Los tipos de trigger más usados y algunos consejos de como implementarlos en las campañas que realicemos.

 

Un trigger mail dispara las métricas por las nubes comparado con los envíos de alcance como un newsletter. Prácticamente produce un 250 por ciento más de click rate que los envíos normales.

Además de que el promedio respecto al indicador de Open Rate de una acción planificada en nuestra estrategia ronda entre el 20% y 25% de lecturas sobre el total de destinatarios,  el Open Rate de una acción trigger supera en la mayoría de los casos el 50 por ciento.

La principal diferencia que tiene un trigger en relación a los otros envíos es que este no cuenta con el típico CSV de contactos tan común de las comunicaciones masivas.

El envío regular que conocemos cuenta con un mensaje, una lista de destinatarios y un espacio temporal que puede programarse o bien activarse en el momento que se desea. En el trigger solo tenemos la comunicación en HTML, qué es el mensaje que les llega a los destinatarios.

Pensemos que este tipo de envío como si fuera un arquero que está tensando el arco, atento y preparado para disparar. Este va a lanzar la flecha cuando se cumpla la