La base de un negocio exitoso es dar al cliente lo que pide; sin embargo, no siempre es fácil conocer sus necesidades, deseos o intereses.

La base de un negocio exitoso (aunque suene cliché) es dar al cliente lo que pide; sin embargo, no siempre es fácil conocer sus necesidades, deseos o intereses.

Para ello, los datos juegan un papel clave, ya que son el punto de partida para desarrollar estrategias que hagan más competitivas a las empresas en términos de generar un mercado más amplio, más fiel, con mayores ventas y, por ende, con mayor porcentaje de ganancias. En otras palabras, los datos permiten que una empresa se adapte al cliente de tal manera que éste no quiera buscar a la competencia.

Este sueño de tener clientes fieles, que siempre tengan una gran satisfacción y que incluso se conviertan en embajadores de tu marca, es posible mediante un minucioso y extenso análisis de datos.

Los datos te permiten conocer a profundidad a tus clientes. No se trata sólo de segmentar por grupos de edad, sexo o preferencia de productos; sino en hacer perfiles bien definidos que te permi