En la actualidad Google Plus es como un pueblo fantasma. Los usuarios eligieron Facebook y al parecer ya no hay lugar para la competencia. Sin embargo, Google no está preocupado asegura Claire Miller en esta muy buena nota del New York Times. Puede que no cuente con una red social fuerte, pero sin dudas ya encontró el camino al tesoro más buscado de los anunciantes: la información acerca de las personas.

Hoy en día Google Plus tiene 540 millones de usuarios activos mensuales, pero casi la mitad no visitan la red social ¿Es eso un indicador negativo? No necesariamente. Quienes se registran en Google Plus utilizan la red para acceder a todos los productos de Google: Gmail, YouTube, mapas, por lo que G+ puede deducir quien es el usuario y que actividades realiza a través de sus servicios, incluso si no utiliza la red social como tal.

Antes del lanzamiento, la empresa no podría saber que una misma persona era la que buscaba determinada información, veía ciertos videos y usaba los mapas. Pero con una cuenta Plus, es posible construir una base de datos de sus afinidades.

Plus se ha vuelto tan importante para la compañía, que algunos de los servicios de Google solo pueden ser utilizados si se tiene una cuenta +. Con esto la empresa pretende impulsar el registro y de esta manera aumentar sus ingresos por publicidad vinculada a los intereses de los usuarios. Mientras que en el último tiempo la publicidad de búsqueda viene creciendo en un ritmo cada vez más lento, los avisos basados en lo que la gente comparte o sobre lo que conversa, ha aumentado notablemente.

“Este tipo de bases de datos de afinidad podrían ser el santo grial de la publicidad digital”, dijo Nate Elliott, analista de Forrester y especialista en medios sociales y marketing.

Google dice que la información que obtiene sobre las personas a través de Google Plus le ayuda a crear mejores productos,