El debate sobre la privacidad de datos y su importancia para la relación con los consumidores se acentúo con las legislaciones que intenta sancionar la Unión Europea y el Reino Unido. Las estrategias de transparencia de datos se están convirtiendo en un potencial diferenciador para las empresas y una búsqueda central para los consumidores. Conocé cómo el marketing puede marcar la diferencia.

Un hito de la preocupación que tienen las empresas por la seguridad de datos personales es la reciente campaña de Microsoft: “Think Google respects your privacy? Think again”, el nuevo lema con el que la compañía comenzó a intentar desprestigiar al servicio de Gmail. Google es acusado de ‘invadir la privacidad de los usuarios’ y de utilizar palabras claves para la redirección de avisos publicitarios en su buscador. “Su privacidad es nuestra prioridad”, rebaten desde Microsoft, que ya lanzó una campaña en contra de Android con más de 115.000 personas que en los EE.UU.

Tanto Microsoft, como Mozilla Firefox y BT ven una oportunidad de oro para diferenciarse de su competidor. No es sólo el deseo de complacer a los usuarios lo que incentiva a estas compañías. La propuesta de la Comisión Europea de Reglamento de Protección de Datos General va camino a ser aprobada en 2014. Un tema que impacta directamente en las marcas y empresas, quienes deberán cambiar la formas en las que reúnen, procesan y almacenan información.

El Reino Unido tampoco se queda atrás: está a punto de dar rienda a una sanción obligatoria si las empresas no liberan los datos de los consumidores. Las actitudes y prioridades de los consumidores con respecto a la priv