Para algunos especialistas, el marketing tradicional tal como lo conocemos hoy en día, está muerto. Las causas de su deceso se encuentran dentro del cambio cultural que rápidamente impusieron los medios sociales en los hábitos de consumo de las personas y que las grandes empresas referentes del anquilosado paradigma no supieron comprender.

Un ejemplo esclarecedor que se ve todo el tiempo: los consumidores usualmente acuden a Internet, pero la fuente de información más importante para ellos sigue siendo la recomendación del amigo, del vecino, de la tía… alguien que conocen personalmente.

Los medios sociales estarían en condiciones de ofrecer a los consumidores esas interacciones personales y al mismo tiempo, las opciones para comprar. En otras palabras, un nuevo modo de hacer marketing se está construyendo sobre la marcha y se basaría en los siguientes conceptos centrales:

-Restaurar el marketing comunitario. Los medios sociales están acelerando una tendencia en donde los clientes incrementan la experiencia de estar comprando en un local dentro de espacios virtuales comunitarios. Cuando una persona tiene pensado realizar una compra grande, como una TV LED gigante o algo más personal como hacerse una cirugía, no acude a un representante de ventas para hablar sobre el tema, sino a la gente que tiene más cerca, como amigos y conocidos.

Las compañías deberán enfocar sus esfuerzos de social media para replicar lo más que sea posible ese entorno de comunidad orientada a una experiencia de consumo. Una forma de hacerlo es expandiendo la red de conocidos del usuario, para que lo pueda proveer de información basándose en las propias experiencias de consumo de esos sujetos con el producto o servicio.

-Detectar las influencias de tus clientes. Muchas empresas gastan demasiados recursos persiguiendo influenciadores de afuera que ganaron reputación en la web y medios sociales. Una mejor jugada es encontrar y cultivar a aquellos clientes influenciadores y darles algo genial sobre qué hablar. Esto requiere un nuevo concepto de valoración al cl