Algunas consideraciones sobre una reciente publicación denominada “The Future of Interactive Marketing” a cargo de Shar VanBoskirk y Emily Riley, para profesionales del marketing interactivo, bajo la coordinación de la prestigiosa consultora Forrester Research.

El marketing interactivo cambió las típicas maneras de hacer negocios de los viejos medios, desplazando sus arcaicas estructuras hacia una industria digital que hoy en día representa el 15% total del gasto en publicidad. Con esa aceleración, la próxima década desafiará al modelo de marketing interactivo que muchas organizaciones desarrollaron.

Uno de los factores que determinará la suerte de esta industria está relacionado con la penetración de la interactividad en todos los medios y dispositivos.

Están sucediendo cosas antes impensables. Los suscriptores a la TV por Internet pueden controlar el ángulo de las cámaras de sus eventos deportivos a gusto con un click. Los socios de una biblioteca digital pueden dejar notas al margen de un libro y compartirlas con otros lectores a través de un e-reader. En la calle se masifica el uso de códigos QR para proveer acceso a promociones, contenidos o hacer compras online.

Por estos avances, es importante que las estructuras de personales se adapten a las nuevos requerimientos. Mientras que el marketing interactivo creció sin parar desde 2008, el 30% de las gr