El banner ha muerto pero aún no lo sabe.
Se convirtió en una más de las herramientas de la publicidad tradicional.
Son tiempos de cambios rápidos y bruscos de las formas de comunicación online, que invitan a las marcas a reinventarse y generar ideas innovadoras para publicitar sus productos.
Agencias y centrales de medios ya están trabajando para aggiornarse a los tiempos que corren.
Desde los comienzos, la publicidad ha estado metida en cada recoveco de la web en forma de banner, uno de los formatos más tradicionales que viene funcionando en el mundo 2.0 y que se ha visto modificado por la irrupción de las redes sociales. Dentro de este contexto son los adblockers los enemigos públicos número uno de la publicidad digital más tradicional, donde durante los últimos