Cada vez más escuchamos hablar de “real time marketing”, un concepto que muchas veces se utiliza como metáfora y no tantas como práctica concreta. Sabemos que hoy es posible conocer audiencias prácticamente en tiempo real gracias a que los datos procedentes del mundo digital son abundantes y fácilmente accesibles.

Además, como los consumidores utilizan sus dispositivos móviles no solo para investigar productos y servicios, sino que también son los medios a través de los cuales cierran sus compras; el monitoreo en tiempo real, el targeting online en microsegundos y el contenido relevante adquieren una importancia notable.

Hoy las empresas más desarrolladas dedican importantes recursos a esto. Dell y Gatorade, por ejemplo, tienen grandes centros de escucha equipadas con tecnologí­a sofisticada para medir el “sentimiento” de marca.  Toda estrategia en tiempo real, grande o pequeña, comienza con la escucha y el aprendizaje (mucho antes que hablar o hacer).

Habrí­a que preguntarse por qué algunos marketineros todavía desestiman este valioso tesoro de datos. Seguramente no entienden su verdadero valor. Pero mejor veamos quienes lo están haciendo realmente bien, aprendamos de ellas.

Amazon es un buen ejemplo. Con la ayuda de muchas formas de control dentro de la cadena de suministro, y dirigiendo esta información hacia las esferas más altas de toma de decisiones, Amazon ha sido capaz de traducir años de historia de compras en publicidad móvil. El Kindle Fire viene precargado con los identificadores de los clientes y anuncios orientados a sus intereses. Además, Amazon ha comenzado a rastrear el comportamiento del móvil y ahora servirá anuncios basados en la información GPS y la proximidad a diversos puntos de venta.