El año pasado en Argentina 1 de cada 2 personas compraron online gastando en promedio $2.864 anual, según un estudio de CACE. A su vez, el 73% de los consumidores realizaron la compra desde su PC, mientras que el 38% eligió el smartphone; de este dispositivo, se originaron el 11% de las ventas.

Aunque el e-commerce viene creciendo aceleradamente, y el uso de dispositivos móviles para realizar compras online le sigue el ritmo, muchas de las ventas no se concretan debido a razones principalmente operativas. Por ejemplo, el tiempo de carga de los sitios ecommerce. Los consumidores no desean esperar más de 3 segundos en que cargue una página; de hecho, el 40% abandona el sitio si demora más de ese tiempo en cargar.

El smartphone se ha convertido en un medio potencialmente valioso, no sólo por las ventas que de allí provienen sino por el tiempo que los usuarios le dedican a su uso, incluyendo el uso de Facebook y Google, que son las principales fuentes desde donde provienen las visitas a sitios e-commerce. Por este motivo, vale la pena optimizar la estrategia de ecommerce contemplando estos dispositivos.

Una de las opciones, y quizás la más conveniente, sea desarrollar una app nativa. Éstas son las que se descargan en el celular desde una tienda de aplicaciones como App Store en el caso de sistemas iOS, o Play Store para sistemas Android. Sí, quizás sea una complicación para los usuarios tener que descargarla en su celular comparado con otras opciones como WebApps o RWD; sin embargo, poseen ventajas realmente significativas que te contamos a continuación.

Experiencia de compra

La experiencia de compra mejora significativamente, puesto que la app nativa está diseñada par