seguridadEn la actualidad, con los avances tecnológicos y los nuevos dispositivos móviles, mucha información personal o información sensible de una empresa, queda alojada en la red o en la nube a la espera que manos malvadas tomen los datos y los utilicen para darnos más de un dolor de cabeza.

Por este motivo, muchas empresas empezaron a tener empleados que cumplan la tarea de proteger los datos. Aunque puede no parecerlo, estos ejecutivos de seguridad informática tienen uno de los trabajos más difíciles en el mundo de los negocios: tienen que estar siempre un paso adelante de las mentes de los hackers, tildando la creciente lista de requerimientos y vigilando de cerca las fichas de los empleados que cargan datos sensibles en las cuentas de Dropbox o en iPhones desbloqueados.

Esta profesión apenas existía una década atrás, pero para combatir la creciente amenaza de la violación de datos, las compañías y los gobiernos comenzaron a contratar ejecutivos cuya principal responsabilidad es hacer seguros los sistemas de datos. Según un estudio realizado por el Insituto Ponemon en 2013, más de la mitad de las empresas con 1.000 o más empleados tienen un ejecutivo que trabaja solamente para eso. Pero cuando las cosas van mal, que puede suceder a menudo, ellos son los que cargan con la culpa. “Somos como ovejas a la espera de ser sacrificadas”, dijo David Jordan, director de seguridad informática del Condado de Arlington en Virginia. “Todos sabemos cuál será nuestro destino si hay una violación de datos significativa”.

Deben ser expertos en comunicaciones y en el manejo de crisis, además de saber sobre las tecnologías más sofisticadas, aunque muchas veces hayan aprendido de la manera más dura que incluso lo que parecía ser más lo más seguro, puede, en realidad, no serlo. “Tenemos que hacer todo correctamente el 100% de las veces”, dijo Tom Kellermann, jefe de seguridad informática de Trend Micro, una empresa de seguridad.

Sin importar