Engagement

Imagen: AreaW3

Engagement, esa palabra en inglés que es casi imposible traducir con precisión. Podría ser “enganchar”, “comprometer”, “vínculo emocional”…en fin, mientras seguimos buscando su traducción, hablemos de “engagement”.

El engagement es mi camino favorito para conseguir clientes. Hay caminos más cortos, pero pocos tienen resultados a mediano y largo plazo como este, y eso paga doble, pero ¿cómo podemos generar engagement que luego se traduzca en ventas? Recorramos este camino paso a paso.

 

1)    Conocer a nuestros clientes: Nuestros clientes antes que eso son personas. Todos nosotros somos consumidores y al mismo tiempo tenemos valores y creencias, que en cierta forma dictan nuestro comportamiento a la hora de la compra.  Cuanto más podamos conocer a los clientes, saber qué les gusta y qué no, qué los motiva a comprar nuestro producto, cuál es el valor agregado que ven en él por sobre otros productos competidores o sustitutos, mejor podremos desarrollar productos para ellos y hablarles en su idioma.

2)     Generar comunidad: Como individuos, lo que buscamos es ser aceptados por nuestros pares, pertenecer a un selecto grupo de personas con fines comunes y formas parecidas.  Nuestra marca puede ser una de esas variables que una a la gente. Por ejemplo, a todos los que les gusta Apple