Muchas empresas adoptan la estrategia de la autopromoción mediante la contratación de un “coro de clientes” en las redes sociales que ayuden a mejorar la reputación online de una empresa. Pero no todo es lo que parece: la alabanza de estos “clientes” en una medida exagerada puede traer complicaciones. No siempre darse las cinco estrellas es sinónimo de estar en el camino correcto, ya que puede traer consigo un costo demasiado alto: pérdida de confianza.

En Estados Unidos, se reguló el uso de comentarios en publicaciones de Internet. Se realizó un acuerdo con 19 empresas para cesar las prácticas engañosas y pagar un total de 350 mil dólares. Entre los firmantes, se encuentran empresas de servicios de transporte, alquiler de autobuses, cadena de depilación láser y un club de entretenimiento para adultos. El motivo: comentarios falsos en la plataforma Yelp.

Una investigación realizada demuestra que existe una alta gama de servicios de compra que hacen uso de las reseñas falsas que podrían hacer daño más permanente: dentistas, abogados, incluso una clínica de ultrasonido.

“Lo que hemos encontrado es peor que la publicidad falsa“, destacó al New York Times el fiscal general de Nueva York,  Eric T. Schneiderman. El equipo de investigación del letrado comenzó a hacerse pasar por los dueños de una tienda de yogurt de Brooklyn que fue víctima de críticas injustas. Así descubrió el engaño de algunas compañías.

Se demostró que una red de encuestados en Bangladesh, Filipinas y Europa producen, por tan sólo un dólar elogios para lugares que nunca habían visto en países donde nunca han estado. ¿Pero por qué incurren en estas prácticas de dudoso margen ético?

Con la viralización de contenidos la opin