Smart OnesNo hace mucho tiempo, las marcas de consumo masivo ​​fueron acusadas ​​de ser lentas respecto de su incursión en lo digital. Actualmente, esa reputación está cambiando a medida que los marketineros adoptan las redes sociales y la publicidad móvil para vincular sus programas de fidelización con datos reales.  

Mientras que grandes marcas como Coca-Cola y Kraft invierten en construir sus propios programas, una nueva generación de pequeños marketineros, llevan a cuestas plataformas de datos para ganar fuerza en sus iniciativas de fidelización. “No tenemos el tamaño de Kraft o P&G”, dijo Jennifer Brain-Mennes, directora de medios y relaciones públicas, de Post Foods. “Los recursos necesarios para construir una base de datos de CRM y un programa de fidelización son bastante altos si no se tiene una escala significativa”.

La marca de cereales estadounidense Grape-Nuts Fit, apuesta a la publicidad móvil, con una campaña dirigida a los interesados por la salud, intentando atraer a un grupo demográfico más joven. Utilizando la aplicación MapMyFitness y la plataforma móvil de recompensas SessionM, distribuye recompensas virtuales a cambio de ver videos o clickear en sus anuncios. “Estamos tratando de llegar a lo psicográfico, frente a lo demográfico”, agregó Brain-Mennes.

Los resultados hasta ahora son prometedores. La campaña de video con SessionM está generando un 35% de clicks y una tasa de finalización del 90%. Y, en un sorteo que tiene como premios gift cards de Lululemon (marca de ropa deportiva) y rastreadores de fitness Fitbi