A principios de abril, alrededor de 7000 comercios minoristas se reunieron en un chat para celulares. La idea era ofrecer sus productos y servicios a sus vecinos. Recién arrancaba la pandemia, muchos de ellos no tenían ni una web. Por eso echaron mano a la mensajería instantánea para afrontar el ASPO. Sin saberlo, estaban practicando una forma del marketing conversacional.

Hoy por hoy, los consumidores buscan atención exclusiva. El diálogo es el mejor para ello. “Este requerimiento nació como algo propio de la digitalización. Y dio lugar a una nueva modalidad de comercialización”, señaló Agustín Tejera, vicepresidente de Digital y creativo de Another Company.

Para lograr esa conexión más amigable y ágil se emplean los chats, Messenger, bots, etc. “Los mensajes en simultáneo, sobre todo Whatsapp, son un ecosistema difundido. Si a esto le sumamos la impresión de que existe un humano del otro lado, disminuye la sensación de riesgo que puede generar el transar online. Se sienten acompañados”, puntualizó Marianela Lávate, docente de la licenciatura en Comercialización de la UADE.

La interacción se asimiló tanto en el mundo digital qu