Actualmente, hay 1,3 mil millones de teléfonos inteligentes en uso a nivel mundial. Sólo Whatsapp marcó un promedio de 20 mil millones de mensajes enviados diariamente durante 2013. Eso sin contar la novedad que representan aplicaciones como SnapchatLine y Whisper. Todo da como resultado un mix de posibilidades para el marketing. Anímate a hablar de lo que se viene: mensajería instantánea como un medio de comunicación para el marketing.

En este mismo momento, millones de anunciantes están tratando de entender lo que ocurre: la mensajería móvil trepa cada vez más alto en el ranking de preferencias de los usuarios.  Para las marcas, las nuevas plataformas sociales tienen un gran atractivo. Los marketineros deberían tomar nota de la importancia de los servicios de mensajería over the top (OTT).

Hasta hace poco, lo “innovador” para el marketing era realizar campañas en social media, para Facebook y Twitter. Al mismo tiempo que los marketineros comenzaron a comprender el nuevo lenguaje social y a redirigir presupuestos de publicidad hacia este canal, tuvieron que lidiar con la aparición de Snapchat (aplicación dedicada al envío de fotos y mensajes que se “destruyen” a los 5 segundos).

Estas plataformas son todavía “nuevos escenarios” para el marketing. Si había quienes pensaban que una publicidad en Facebook podía ser algo “invasiva”, imaginemos lo que dirían sobre un aviso en medio de una conversación de Whatsapp.

La diversidad de plataformas vuelve más compleja la situación. ¿Cómo encontrar “fans” en Whisper, el espacio virtual para expresarse en el anonimato? ¿O cómo se hace una campaña en Kik, donde millones de usuarios comparten los mensajes con amigos y extraños? La tarea es difícil, pero no imposible.

Lo que más atrae a las compañías sin duda es la audiencia: sólo Whatsapp cuenta con más de 400 millones de usuarios activos en el mundo. La proliferación de estos servicios hará que la may