Debe producirse un cambio en la cultura corporativa de datos para conseguir más eficiencia