Gastón Morales (Consultor en Creatividad/Innovación y Desarrollo Personal) estuvo a cargo de la pastilla de formación de amdia acerca de neuromarketing.

Esta jornada nos llevó de viaje a lo profundo de dos cerebros, el del vendedor (para entender y gestionar eficazmente los mecanismos mentales involucrados en su día a día) y el del cliente (habilitando la comunicación directa con la parte del cerebro que decide la compra).

Una mente que se estira para aceptar una nueva idea, nunca volverá a sus antiguas dimensiones” plantea Gastón Morales como modo de introducirnos en lo que tratan las neurociencias.

Estas ciencias entienden los impulsos como consecuencia de las emociones ya que, está comprobado que el  85% de las decisiones son emocionales. En base a esto, el neuromarketing propone como desafío atacar la parte del cerebro que decide.

El cerebro es un órgano energéticamente eficiente, especialista en detección de amenazas, pero estas ciencias comprueban que más allá que el cerebro intente dejar una reserva para estas situaciones, siempre va a elegir ir a donde tenga menor consumo energético.

 

Sin título

 

El cerebro que decide necesita información tangible, es sensible al contraste, y elige conceptos simples e ideas concretas. Por lo tanto, existen varias formas de demostrarle al cliente si tu producto es efectivo y atacar su sensibilidad. Ya sea brindandole